Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

La Corona, o más excesos, escándalos y traiciones en la Familia Real

Ya se exhibe la Temporada 5 de la in-famosa serie de no ficción, sobre vida y sucesos notables de la Casa proveedora de los chismes màs jugosos de todos los tiempos.

Talavera Serdàn

“THE CROWN/La Corona”, la notoriamente celebrada serie de Netflix sobre la ropa sucia lavada y asoleada en público, que la Familia Real del Reino Unido de la Gran Bretaña, la monarquía con màs tiempo en el poder en la historia de humanidad, ha soportado estoicamente por el derecho inalienable de la libertad de expresión –sì, eso que reprimen y callan con bala en Mèxico–, reiniciò ya y tiene aùn muchísimo que contar.

La Temporada, anunciada como la quinta y última, se centra en especial en uno de los pasajes que màs han dado què decir en el siglo reciente: la trilogìa Diana-Carlos-Camila, que en sì sola contiene idilio, traición, adulterio por triplete, y muerte.

DIANA, ISABEL II, Carlos III.

UNA DE LAS reales joyas del portal de streaming, que arranca cada capítulo con la creación de una de esas piezas de oro incrustado en gemas preciosas, de las que una sola de ellas serviría para paliar la hambruna de varias familias de las decenas de pequeñas naciones aùn bajo el dominio del Commonwealth, anualmente, y que consume ya décadas del acucioso investigador-guionista-productor Peter Morgan, historiador en serio (y en serie, además autor de films y piezas de teatro como “La reina”, y “La audiencia”, basadas en la longeva Isabel II), es un lujo de admirar, tanto por la elevada calidad de producción como por los varios actores que han interpretado a los Reales en etapas distintas. Tan sólo la monarca ha sido encarnada por Claire Foy, Olivia Colman y en esta etapa final por Imelda Staunton, con sus alternantes respectivos, todos British, como debe ser, de sòlido pedigrì histriónico.

LA CORONA 5 suple a Diana, la maravillosa Emma Corrin por Elizabeth Debicki (El Gran Gatsby, Tenet, Viudas), a Carlos –que al tiempo de escribir capítulos nuevos, Isabel aùn vivía–, un muy very fine Josh O`Connor por Dominic West (el maestrito coqueto que decepciona a la chica con Sonrisa de Mona Lisa, Julia Roberts, especializado en personajes turbios): al Prìncipe Felipe original Matt Smith (ahora en La Casa del Dragòn), y a Tobias Menzies por Jonathan Pryce (el Peròn de Evita/Madonna, ganador Tony por el musical “Miss Saigòn”), y Leslie Manville, Princesa Margarita que suple a la hermosa Vanessa Kirby, y a la gran Helena Bonham-Carter, para sólo citar a los principales. (Cuirosamente, un participante clave en la historia –real y ficticia del drama– , Sir Winston Churchill, lo encarnò espléndidamente un no inglés, John Lithgow, newyorquino de Rochester, de 77 años, conocido màs por comedias como El Mundo Segùn Garp, y la serie “Tercera roca del sol”).

FOY, COLMAN, STAUNTON, tres Isabeles

GRANDES NOMBRES atractivos para ilustrar con su presencia a la monarquìa màs famosa y llamativa del planeta, donde el drama toma lugar a veces por encima de las Guerras Mundiales, gracias a abdicaciones, divorcios, deslealtad, adulterios, y escándalos menores. En esta entrada nueva que llaman “final” aunque siento que está lejos de serlo porque los Reales producen tanta habladuría que resulta casi fascinantemente mórbido comprobar que son gente común sólo con mejor vestuario, con apetitos carnales, fobias y deseos como cualquiera de nosotros, sólo que con buen presupuesto y asistentes para todo ”lo mundano” como ir al súper, pagar impuestos, pasear al perro y demás.

SON YA DOS meses del fallecimiento de la impoluta monarca Isabel II, y poco antes de su consorte Real, el Prìncipe Felipe, de quien pocos habrìamos creìdo era griego, que a ver còmo lo acomodaron los escritores en la serie, que aùn conque no nos han fallado en darnos comida para cotillear (Camilla, la adùltera doble-divorciada, ¿reina al fin?, algo que ni Shakespeare osò soñar), pero el jugetòn Destino nos puso a un nuevo Rey, a una consorte real que, con todo y la legitimización será siempre alguien que le jugó chueco a la Princesa del Pueblo, a Diana, y a un par de parejas, los jóvenes príncipes y sus consortes (una aristòcrata de nacimiento, una actriz de TV series) con sus propios, notorios desacuerdos, entre ellos y ante el protocolo que impone vivir del pueblo, sólo añadirìan otra cuartadeura a la reputación de la firma real Windsor. 

DIANA Y CARLOS, TV y realidad.

LA PRENSA inglesa “de mala fe”, lamenta la ligera dramatización ficcionalizada (que, hay quien asegura, la Reina veìa con curiosidad aunque nunca protestò públicamente), y los fanàticos monárquicos que temen que la cobertura de la saga real empañe la figura del nuevo rey Carlos III, demostrarà lo que la fuerza de la televisión pueda lograr. Peter Morgan, quien obviamente màs se ha beneficiado de todo este circo enfocado en los Windsor y promete que aùn tiene mucho què contar (recordemos que pasajes varios, como el de las parientas locas de la reina, o la reducción de una reina griega, madre del futuro rey consorte de Inglaterra –interpretada por la extraordinaria actriz francesa Jane Lapotaire– están documentados y el detalle aclarado al final del capítulo), no parece demostrar querer alterar el orden de las cosas, escandalizar per se, aunque evidentemente mucho se beneficia con todo ello (cada capítulo, del que el guionista-investigador se documenta concienzudamente, está firmemente comprobado y racionalizado), el guionista londinense de 59 años de films extraordinarios como Frost/Nixon, o El Ùltimo rey de Escocia, no busca quizá sino humanizar a los Reales, sacar algunas (muchas) Libras, que ya no Euros, no busca làgrimas, conmiseración o glorificación, de haberla, para su propia especie que, para una mayoría inmensa la Monarquìa ya no tiene su razón de existir.

Y ESO ES lo màs racional y sensato que he leído y escuchado y pensado en mucho tiempo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: